" El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos "

" La única manera de multiplicar la felicidad es compartirla"


La felicidad es nuestro mejor estado de ánimo, es ese momento sublime, cuando sentimos que todo está bien y que somos capaces de resistir a cualquier cataclismo.

Personalmente, considero que la felicidad depende de nuestra actitud, de la forma como miramos el mundo, de cómo vivimos cada momento, de cómo nos esforzamos a perpetuar los instantes que nos deleitan, esos, que disfrutamos.

Cuando somos felices, somos PLENOS, esto significa que hemos alcanzado un estado interior colmado de serenidad, gozo y equilibrio.

Dicen que la felicidad no es un destino, sino una forma de viajar. Que para ser feliz necesitamos: Algo que hacer, Alguien a quien amar y las esperanzas puestas en alguna cosa.

El peor enemigo de la felicidad es el aplazamiento de las cosas. Creer que aun no es el momento preciso para hacer algo, mientras esperamos ese momento se escapan las oportunidades y con ella, posiblemente tu tiempo de ser feliz.








Esta frase nos da la idea de que hablamos de una pareja. Pero de una pareja que se plantea, un
propósito que deja tácito, que se vislumbra alcanzable. Para dos, en teoría, las cosas pueden resultar más sencillas.
Es necesario que analicemos el concepto de pareja, el cual definiremos como dos personas procedentes de familias distintas, generalmente de diferente género, que deciden vincularse afectivamente para compartir un proyecto común, lo que incluye apoyarse y ofrecerse cosas importantes mutuamente, en un espacio propio que excluye a otros pero que interactúan con su entorno común ( social y familiar.)

Cuando hablamos de entorno común, hablamos de “convivencia,” aquí es imposible excluir la etapa de los conflictos, los cuales están presentes en todas las relaciones interpersonales Lo que debemos es desarrollar la capacidad y la conciencia de que los conflictos pueden ser enfrentados y solucionados con esfuerzo, lo cual conduce al crecimiento y madurez de las personas y la relación.

Aun en relaciones donde el sentimiento de amor está bien definido, caben los conflictos. Algunos factores responsables son:
relacionados con dinero, falta de comunicación, diferencia de valores y nivel socio-cultural, relaciones con las familias de origen de cada uno, responsabilidades en las tareas del hogar, discrepancias en el aspecto sexual, estrés laboral y del hogar entre muchos otros.

La incompatibilidad es común que surja cuando tomamos como pareja a una persona que conocemos superficialmente, esto es, que no nos permitimos ni el tiempo ni el espacio para conocer lo que más adelante saltarán como verdaderos defectos de la persona ante nuestros ojos y en el inicio de la relación solo nos aferramos a la parte atractiva o bonita de la relación.

Para, alcanzar el control y el crecimiento como pareja deben desarrollarse las siguientes habilidades: La comunicación, la cual debe ser asertiva, hay que preocuparse por lo que se dice, cómo se dice y donde se dice. Esto involucra el dejar hablar, el saber escuchar y sobre todo el respeto en la comunicación.

La solución de conflictos: Hay que empezar a aceptar el problema, luego revisarlo, confrontarlo equilibradamente y buscar soluciones. Ya que si eres parte del problema eres parte de la solución.

Por último la negociación del conflicto: si no se ha encontrado la solución, debe plantearse un cambio en las actitudes, para poder razonar, existir disposición para ceder y disposición para tomar acuerdos.


“El carácter que imprimas a tu pensamiento
será la clave del éxito o del fracaso en tu vida”









El miedo es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza. Biológicamente, el miedo es un esquema adaptativo, y constituye un mecanismo de supervivencia y de defensa, surgido para permitir al individuo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En ese sentido, es normal y beneficioso para el individuo y para su especie.
Esta emoción desencadena dos efectos: Puede inducir a la persona a la acción o a la inacción.
En el primer caso, el miedo nos hace precipitarnos y actuar sin medir resultados, evidenciando conductas agresivas .Esta actitud es una coraza para esconder este sentimiento, es la manera donde se apoya para engañar a otros, pero no así mismo. Dentro de cada persona violenta,se esconde el miedo que no sabe cómo controlar.
En el segundo caso, la inacción es un mecanismo de evasión, huir de aquello que evitamos enfrentarnos. Se caracteriza por una actitud pasiva, de postergación, de apatía ante un determinad problema.
No somos capaces de asumir riesgos, decidimos no enfrentarnos a objetivos que parecen perturbarnos, dejamos de actuar, no amamos por miedo a que no nos amen, o nos dejen de amar, no nos comprometemos por miedo a no poder cumplir con tal compromiso. Es decir no vivimos para no sufrir
“El miedo nos informa que nuestras vidas o nuestro
bienestar y el de las personas a las que amamos está
en peligro.”
Para librarnos de esta atadura, es necesario trabajar la Seguridad en sí mismo y la voluntad, de esta forma saldrás del círculo del miedo.
“si estuvieras libre de todo miedo ¿sabes que sucedería?.
Harías exactamente aquello que quieres hacer”.


Se bienvenido a este portal que te proporcionará las herramientas necesarias para hacer que funcionen bien las cosas en tu vida. Sientete libre de dejar tu opinion o comentario. Bienvenido.

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA