Esta frase nos da la idea de que hablamos de una pareja. Pero de una pareja que se plantea, un
propósito que deja tácito, que se vislumbra alcanzable. Para dos, en teoría, las cosas pueden resultar más sencillas.
Es necesario que analicemos el concepto de pareja, el cual definiremos como dos personas procedentes de familias distintas, generalmente de diferente género, que deciden vincularse afectivamente para compartir un proyecto común, lo que incluye apoyarse y ofrecerse cosas importantes mutuamente, en un espacio propio que excluye a otros pero que interactúan con su entorno común ( social y familiar.)

Cuando hablamos de entorno común, hablamos de “convivencia,” aquí es imposible excluir la etapa de los conflictos, los cuales están presentes en todas las relaciones interpersonales Lo que debemos es desarrollar la capacidad y la conciencia de que los conflictos pueden ser enfrentados y solucionados con esfuerzo, lo cual conduce al crecimiento y madurez de las personas y la relación.

Aun en relaciones donde el sentimiento de amor está bien definido, caben los conflictos. Algunos factores responsables son:
relacionados con dinero, falta de comunicación, diferencia de valores y nivel socio-cultural, relaciones con las familias de origen de cada uno, responsabilidades en las tareas del hogar, discrepancias en el aspecto sexual, estrés laboral y del hogar entre muchos otros.

La incompatibilidad es común que surja cuando tomamos como pareja a una persona que conocemos superficialmente, esto es, que no nos permitimos ni el tiempo ni el espacio para conocer lo que más adelante saltarán como verdaderos defectos de la persona ante nuestros ojos y en el inicio de la relación solo nos aferramos a la parte atractiva o bonita de la relación.

Para, alcanzar el control y el crecimiento como pareja deben desarrollarse las siguientes habilidades: La comunicación, la cual debe ser asertiva, hay que preocuparse por lo que se dice, cómo se dice y donde se dice. Esto involucra el dejar hablar, el saber escuchar y sobre todo el respeto en la comunicación.

La solución de conflictos: Hay que empezar a aceptar el problema, luego revisarlo, confrontarlo equilibradamente y buscar soluciones. Ya que si eres parte del problema eres parte de la solución.

Por último la negociación del conflicto: si no se ha encontrado la solución, debe plantearse un cambio en las actitudes, para poder razonar, existir disposición para ceder y disposición para tomar acuerdos.


“El carácter que imprimas a tu pensamiento
será la clave del éxito o del fracaso en tu vida”

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA