Cuantas veces, escuchamos esa frase de “Cerrar Ciclos,” y nos preguntamos ¿para qué?
Y ¿cómo podemos hacerlo?
La respuesta está en decidirse, en declarar:”quiero dejar todo lo que me hace sufrir".
El pasado quedará sepultado, no volveré a mirar para atrás.
Mientras camino solo miraré hacia adelante.

Al comienzo será difícil, porque los recuerdos nos atan a las experiencias vividas, esas ataduras
Se vuelven un martirio cuando nuestro pensamiento solo nos proyecta momentos agradables de nuestro pasado. Es allí, cuando tenemos que ser determinantes, pensar en aquello que no fue tan bueno, en aquello que nos hizo pasar malos ratos, en las cosas que constantemente nos lastimaba, las veces que tuvimos que callar nuestros sentimientos, poco a poco vamos fortaleciéndonos para no dudar de la decisión tomada.
Como cualquier ser normal, nos apegamos a las costumbres y rutinas, haciendo de estos emblemas, los mejores marcos para nuestra vida. En muchas ocasiones, llegamos a confundirlas con el amor. Es por eso que nos cuesta tanto cerrar ciclos, pensamos que nos quedaremos vacíos.

La ruptura de una amistad, la pérdida de un trabajo, el robo del coche, la separación de la persona a quien entregaste tus sueños, el divorcio de un matrimonio de muchos años…
Y tantos otros eventos situacionales dejan huellas en nuestro corazón, allí radica este tema, vivir sin tormentos, simplemente ser feliz sin cargas.

Hace poco escuché a uno de esos amigos psicólogos que abundan en nuestro entorno, aconsejaba a alguien, diciéndole: cuando algo te produzca, angustia, tristeza, perturbación y otras tantas cosas, pues es hora de tomarse un KIT-KAT. Es decir tomate un descanso, deja que sea tu razón la que trabaje, dale el día libre al corazón.

Todo lo que te saque de tu equilibrio no es bueno, eso el punto de partida. Yo considero que esto es apropiado, siempre y cuando el descanso no sea muy largo, ya que no debes postergar tus acciones. Es importante que recuerdes que mientras los ciclos que debes cerrar están abiertos hay otros elementos que son parte del mismo y tal vez están en tu misma situación, observando, esperando que sea el tiempo quien arregle las cosas, o simplemente preparándose para empezar a cerrar todo lo que nunca más se abrirá.

Hay una frase que leí recientemente y me gustó dice: “Si te gustan las flores, siembra tu propio jardín, no esperes que nadie te las traiga” …La decisión es solamente tuya.





1 comentarios:

  1. gerald says:

    En las relaciones de pareja el amor no es una ecuación equitativa, que se promedia de igual manera para ambas partes, el resultado de una buena relación con tu pareja no es debido a quien da más o menos amor, sino la forma sana como vivas dentro de ellas y aprendas de cada situación

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA