De donde vengo, en donde nací y según las costumbres familiares que adquirí, lo más importante de las fiestas navideñas, es estar todos unidos.

Hacemos una fiesta de la fiesta; es decir, cada plan, cada idea se comparte, nos distribuimos las tareas, elaboramos los platos que se servirán. Cada cual elige lo que prefiere hacer, lo que se le da mejor, con entusiasmo y sobre todo con mucha alegría.

No puede faltar la música, que marca el ritmo de nuestro corazón, con la sazón de nuestros recuerdos de la infancia y mejorada por la experiencia, preparamos nuestros platos típicos.

Entre los agradables olores de los guisos, el calor del horno donde se hace la torta de pascua, las risas, el bullicio familiar, el hielo en el vaso donde saboreamos el ponche crema, que se sirve para la cata de su exquisito sabor…Todo sabe a amor.

Siempre recordamos a quien ya no está en aquella fiesta, pensamos que fue parte de esos momentos irrepetibles, que nos dejó una anécdota que contar, una alegría entre la tristeza, que nos permitirá seguir sonriendo.

Cuando me preguntan ¿Qué quieres de regalo estas navidades? Pienso en el regalo más espléndido del mundo…ese que Dios me ha permitido tener muchas veces, con mucho, con poco, con casi nada… pero con todo el corazón.

El amor de los que están siempre a mi lado, de lo que son y de los que no están presentes o están lejos. Ese, para mi es el mejor regalo de navidad.

Disfrutar del amor y la compañía de los seres que amas… ¡Es una bendición!
Aprovecha cada momento que te da la vida, recuerda que esta es efímera.
Navidad, es una oportunidad para entregar como regalo tu presencia y tu corazón.

Mis mejores deseos para todos ustedes queridos amig@s y que siempre puedan tener una Navidad…llena de mucho amor.





Es frecuente y natural, la impaciencia y la angustia que ocasiona esperar el momento exacto, el instante preciso; ese que requiere nuestra vida, ese que necesitamos y que no llega, que no sucede cuando creemos debe suceder.

La espera, provoca un desajuste interior, una mezcla de emociones que termina en ansiedad, frustración y muchas veces cólera, o ira desenfrenada.
¿Contra quién nos enfadamos?...Pues, contra la vida misma, contra nosotros.

Nos culpamos de no haber tomado decisiones en el momento que debíamos tomarla, de no haber aprovechado la oportunidad para rectificar nuestros errores, de no haber tenido el suficiente tiempo para abrazar a alguien que ya partió de este mundo; Y perdemos demasiado tiempo pensando que nunca llega el momento que deseamos.

Pero la realidad , es que nos cuesta mucho esperar, e irremediablemente, sólo la paciencia es nuestra única opción.

La vida parte de un principio básico: “no somos dueños del tiempo ni de las circunstancias, que rodean nuestra vida”. No podemos perder el norte y tomar el papel de víctima, o de victimarios de episodios que perturben nuestra equidad y equilibrio interior. La única salida es aprender que “todo tiene sus tiempo”.

Personalmente, cuando me inquieta la espera, de tantas cosas, que aún sigo esperando, leo una y otra vez, una lectura, de sabiduría, que siempre trae paz a mi vida y me hace reflexionar:

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se hace debajo del cielo tiene su hora.
Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado
Tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir y tiempo de edificar.
Tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de endechar y tiempo de bailar.
Tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntar piedras: tiempo de abrazar y tiempo de abstenerse a abrazar.
Tiempo de buscar, y tiempo de perder, tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de cocer y tiempo de romper; tiempo de callar y tiempo de hablar.
Tiempo de amar y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra y tiempo de paz”
(Eclesiastés 3/del 1 al 8.La Santa Biblia).

Al finalizar la lectura, llegarás a tener mayor claridad, sobre la importancia de no perder tu oportunidad en cada tiempo que te ofrece la vida, de observar que la vida que vives cada día, es el obsequio de la creación divina, que hay que aprovechar los tiempos de gozo, cómo aquellos en que podemos dar y recibir amor, abrazarnos con alegría, bailar sin sentirnos cansados, perdonar dejando nuestro corazón libre de rencor, sembrar, sueños, esperanza y hechos, con certeza, con fe, que recogeremos todo lo que anhelamos, sin dejar de aceptar que la vida también nos dará ratos no tan buenos, pero de estos, aprenderemos a valorar todo lo que nos tocará vivir.

Sobre todo, piensa, que todos esperamos algo, que tú no eres la excepción, y que cuando menos lo pienses será tu tiempo.

Cuando llegue ese momento, aprovéchalo al máximo, ya que cuando todo llega y tú has sabido esperar la recompensa es que será perfecto, porque era lo que tu anhelabas.

Yo, seguiré esperando, el tiempo que me corresponde para alcanzar mi recompensa. Estoy totalmente segura que me lo merezco, al igual que tú.

Estoy totalmente de acuerdo que la paciencia como dicen es de santos, o tiene raíces amargas, pero al final saboreamos su dulce fruto.

Recuerda que nada es eterno, ni lo bueno, ni lo malo.

Todo sucede cuando debe suceder ... ¡Todo tiene su tiempo!




No es lo mismo convertir la vida en un sueño
Que vivir el sueño de tu vida.

Vivir soñando es vivir en el aire, sin tocar el suelo.
Soñar mientras vives, es creer con firmeza que alcanzarás
La vida soñada.

Hay vidas cuyos sueños, se transforman en realidad
Hay sueños que nunca dejan de ser sueños

Difícil es una vida sin sueños, pero es fácil soñar.
Cuando sueñes, sueña con una vida segura, porque solo así tu vida, Será una realidad.

Aférrate a tus sueños, pero siempre afiánzalos al suelo.

Fija tus sueños con la fuerza connotativa de clavarlos a la realidad de la vida.
Evita pretender, que los sueños pueden fijarse con alfileres o mantenerlos sujetos en tu mano cerrada, para que no se escapen.

Te aseguro, que en algún momento se convertirán en espejismos.
O en otros casos, te cansarás y terminarás abriendo tu mano.

Esfuérzate por soñar, pero sueña siempre que solo tú, serás capaz de decidir que soñar.

Si quieres convertir tus sueños en realidad ...Empieza ya. 




El dialogo es el proceso más civilizado dentro de cualquier ámbito de la comunicación interpersonal.
La RAE (Real Academia Española) define esta palabra como: Plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos, y/o discusión o trato, en busca de avenencia.

Cabe hacer algunas preguntas reflexivas, antes de entrar en el tema:
¿Consideras que sabes dialogar? ¿Eres capaz de mantener una conversación, donde se toquen tópicos contradictorios a tus puntos de vista? ¿Crees, que siempre tienes la razón, y mantener un dialogo es perder el tiempo? ¿Temes perder el control de tus emociones, mientras mantienes una plática o conversación?

Si has respondido a todas las interrogantes afirmativamente...Es urgente, que aprendas a dialogar, de lo contrario, siempre tendrás problemas comunicacionales, lo que te conduce a entrar en la tipología de una persona conflictiva, irracional, y prepotente, cuyas relaciones interpersonales no son afortunadas, sumado a que tus buenos modales y educación terminan muy mal parados.

Pero, no te preocupes, todo en la vida tiene solución, claro todo depende, que quieras fortalecer esas debilidades y transformarte en una persona apta para mantener un dialogo sin llegar a discutir, cuando sientes que la pugna por tu verdad parece perdida.

COMO EVITAR LAS DISCUSIONES MIENTRAS DIALOGAMOS:

Hay quienes piensan, que la mejor forma de no entrar en discusión, es no dar oportunidad a que se produzca.

Su primero mandamiento es: Nunca hablar de política, ni de religión.
Otros, consideran que la mejor forma de evitar una discusión es: CALLAR, evitar la comunicación o simplemente cortar el dialogo, con frases como: “no quiero hablar de ese tema”,” Déjalo hasta allí” o simplemente levantarse y dejar a su interlocutor con la palabra en la boca.

Es decir, para este tipo de personas: “El camino fácil siempre lleva al mismo lugar” (pensamiento a sistémico). Evitar el problema, de que se nos vayan los tiempos, porque no somos capaces de controlar nuestras emociones en una plática, NO ES LA SOLUCIÓN , Solo es un sentimiento de COMODIDAD, donde el problema continua latente.

La verdadera solución sería darle la cara a la situación, dialogar y aprender a controlar esas emociones que nos desequilibra, el camino más sencillo es reconocer que somos parte de un problema, y afrontarlo.

Existen varias normas, que conocemos desde la infancia, hay que seguir aplicándolas en nuestro entorno, ya que forman parte de nuestro nivel sociocultural, la más importante es:

El Respeto: Debemos respetar a nuestro interlocutor, sin excepción. A veces, respetamos más a un extraño que a un miembro de nuestra familia; tal vez por ese tema de la confianza, pues no, el respeto tiende a ser mutuo, solo cuando damos el ejemplo.

El tono de voz: recuerda que quien grita nunca tiene la razón, pues hay que hablar con un tono de voz adecuado, hay una frase que dice “habla solo, cuando tu palabra sea tan dulce como tu silencio”.

Escuchar con atención: No existe dialogo, si no hay una actitud de interés hacia quien habla y hacia la búsqueda de un acuerdo o solución, a la situación que se plantea; dicen que Dios hizo el hombre, con dos orejas y una boca, con la intención que aprendiera a escuchar más de lo que es capaz de hablar. Tenemos que utilizar mejor nuestras orejas, No solo sirven para colgar pendientes o ajustar nuestras gafas.

El turno de palabra: Lo más difícil, es permanecer callados, mientras se tocan aspectos que disciernen de nuestros puntos de vista. Si logramos hacerlo, estamos actuando como seres racionales, interesados verdaderamente en buscar avenencia a lo que se plantea.

Elegir el momento oportuno: La prudencia es una excelente virtud, para un dialogo ameno y asertivo, nunca intentes establecer una plática si estás enfadado (a), o estresado (a), los resultados serán negativos.

Nunca dejes de decir aquello que consideras debe ser tema de conversación, ya que al ahogar tus palabras, ahogas tu voluntad, llenando tú interior de emociones desagradables.

En síntesis, dialogar sin caer en discusiones estériles, es una tarea de cada cual, en cualquier entorno donde interactuamos. El punto de partida, es aceptar que nadie es dueño de la razón.
Y recordar que la mejor comunicación es aquella que puede llegar al final y sellarse con un abrazo, un beso o una palmadita en el hombro, dónde quedaron aclaradas dudas, inquietudes o la solución que necesitabas.



Evidentemente, no se nace infiel, no está en la carga genética ni en nada por el estilo.

La infidelidad es un estado circunstancial provocado por una serie de estímulos externos que generan el despertar de inquietudes, emociones y pasiones, conduciéndote a romper un patrón de conducta, a través de una cadena de hechos.

Estos hechos, se fundamentan en: engaños, mentiras y silencios; por lo cual se induce, que “detrás de la infidelidad,” existe un conflicto que debe descifrarse, ya que este, es la causa que la origina.

Cuando empiezan a gestarse, las insatisfacciones, los vacíos, la decepción, la frustración ,el sentimiento de abandono, la falta de comunicación, el descuido personal y del hogar, la monotonía y otros emociones peores y similares, nace la liberación de la culpa para sentirse cómodo(a) a precipitarse en el círculo de la infidelidad.

El hombre, intenta disimular y mantener su relación clandestina, se justifica ante quien descubren su secreto, pero verdaderamente en muchos casos, lo que esconde, lo que no es capaz de asumir, es que ha fracasado en su matrimonio o relación de pareja.

Desde otro ángulo, es capaz de asegurar que ama s u mujer, pero no sabe explicar cómo entró en esta centrifuga. Se dice, en este supuesto, que atraviesa una crisis existencial, donde necesita probar su virilidad y fortalecer su autoestima.

En el mismo orden de ideas un hombre que reincide en constantes infidelidades, puede estar asociado a un problema de madurez emocional y al desconocimiento de lo que quiere o busca en su vida.

En cuanto a definir quiénes son más infieles los hombres o las mujeres, es una cuestión asociada a la cultura, la crianza, los valores y lógicamente las circunstancias.

La infidelidad femenina, según diversas investigaciones, surge cuando la mujer no se siente valorada, ni escuchada por su pareja, por lo que busca un confidente, un amigo que casi siempre se transforma en su amante.

Según encuestas realizadas a mujeres infieles, confesaron, que el motivo de su infidelidad era la falta de atención, de su pareja, y el tiempo que permanecían solas, lo que las impulsó a buscar otra forma de amor y de amar


En una pareja, de una forma tácita existe un acuerdo de exclusividad, pero este es susceptible de ser roto, por cualquiera de los dos, bien sea él o ella. Pero, es más común conocer infidelidades masculinas que las femeninas.

Una mujer es capaz de hacer público los cuernos que le ha montado su pareja, pero un hombre entierra este secreto y toma sus decisiones calladamente.

Otro tipo de infidelidad, es la asociada a las nuevas tecnologías, Internet, es el medio adecuado, a través de páginas sociales, Chats, surgen los romances cibernéticos.

El 20% de los matrimonios afectados por la infidelidad virtual terminan en separación y/o divorcio.

¿Cómo evitar ser un(a) Infiel?
No hay una receta, ni una píldora para la infidelidad, lo mejor es mirar con atención tú alrededor, y con mucho cuidado tu interior. Valorar lo que tienes a tu lado, nutrirse de las fortalezas de tu pareja, adaptarse, ceder, luchar y no arriesgar lo que has alcanzado.


"Sé fiel a ti mismo y así, de la manera como la noche sigue al día, serás consecuente con tus semejantes."




El ser humano vive en una constante búsqueda, pero en muchas ocasiones se pierde entre sus angustias, su insatisfacción, su frustración, cuando no encuentra lo que anhela.

Mira a su alrededor, pero no ve, oye pero no escucha, habla, queriendo convencer a otros pero no está convencido él mismo. Así puede pasar tiempo, tiempo que verdaderamente no ha vivido, por estar pendiente de sus luchas y propósitos personales.

En ese momento, es cuando sientes, que se apagan las luces y se encienden rápidamente, deslumbrándote...es allí, en esa efímera ceguera, que te das cuenta que tienes dos opciones:

la primera quedarte paralizado, en un estado de laxitud, donde el cansancio y la poca voluntad son barrearas insalvables, la segunda opción es despertar, moverte y retomar la dirección adecuada.

Pero, allí radica el problema, ya no estás seguro(a), ¿Será esa la dirección que te conducirá a encontrar lo que buscas?

Cuando nos dejamos avasallar, por nuestras propias emociones desencadenadas; simplemente entramos en caos…El estrés nos aniquila silenciosamente y nos envuelve en una sombra, y lamentablemente dejamos de emanar luz, y lo proyectamos. Esto, es rápidamente percibido, por quienes nos rodean: negatividad, pesimismo, rabia, frustración y tantas otras emociones estancadas.


Decidimos cambiar el panorama… volvemos a la búsqueda, a encontrar lo que hemos descubierto, necesitamos: ¡La Paz!, pero sin haber entendido que esa Paz que necesitamos, no está sino en nuestro mundo interior.

"Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón...ese es el verdadero sentido de la paz".

Cuando,sientas que no puedes controlar lo que te rodea,el paso más inteligente es aceptar que debes empezar a controlar tus emociones,una vez que lo logres,La Paz será tu mayor logro,y no tendrás que irla a buscar muy lejos ¡Empieza ya!





Evidentemente, en una relación de pareja “tres son multitud”.
En muchas oportunidades, esta tercera figura a la que me refiero, inicialmente: trastorna, condiciona, modifica y/o destruye la armonía o la estabilidad en la vida matrimonial o de pareja. Esa figura que no es un mito, si no una realidad... es la Suegra. (Considerando lógicamente, que existen excepciones)

La definición de la palabra “suegra” (según Diccionario de la lengua española): Madre del marido respecto de la mujer, o de la mujer respecto del marido.

Es importante destacar, que no siempre es la madre de él, la que resulta ser una pesadilla, también suele ser la madre de ella, la que vuelve la relación un infierno.

¿Cuáles son las causas, que originan que esta figura genere tantos conflictos?

Se dice, que ciertas suegras, han podido acabar con la paciencia, tolerancia, armonía y hasta con el matrimonio de sus hijos (as), llegando al extremo de ganarse el desprecio y rencor de sus yernos y nueras; hay que encontrar el origen de sus actitudes y no las evidentes consecuencias de sus actuaciones.

En Italia, el Tribunal Supremo se pronunció, a considerar el abandono de hogar, de una mujer como una causa justificada frente a la intervención conflictiva de su suegra en su relación conyugal…pero ¿Por qué algunas suegras llegan a estos extremos?


Es natural, que a toda madre le cueste aceptar, el momento de la separación de su retoño, sea cual sea la edad de su Hijo(a), es allí cuando empiezan a comprometerse sus emociones: Miedo a quedarse sola, a no tener a su alcance la presencia de su hijo. Esto, es devastador, pero lo es mucho más no poder evitarlo y surge la frustración.

Se precipita el poder de observación hacia su nuera o yerno, convirtiéndose en una persona dura enlas críticas, hasta llegar a la imprudencia y la falta de tacto


Las peores suegras, tiene el perfil de ser Controladoras y Posesivas, por experiencia personal, puedo asegurar que esto es una gran verdad.

Quien lo haya vivido o lo esté experimentando seguro recordará ese viejo dicho ¡Que viva mi suegra!...pero bien lejos de mi

Precisamente esa es la solución, lo único que neutralizará el control y la intervención de una suegra en la relación conyugal, es mantenerla alejada de tu vida. Estar pendiente de su bienestar, pero guardando las distancias.

Su hijo(a) estará acostumbrado (a) a las conductas de su madre; pues que sea él, o ella, quién la aguante, o la soporte.

Si esto, es un postulado en tu relación conyugal, o vida en pareja, lograrás mantener el río en su cauce.

“Si quieres ser una suegra amada, mantente alejada y con la boca cerrada”





Muchas veces, la verdad se escapa, se esconde, se aleja hasta deformarse y desvanecerse; transformándose en una imagen borrosa.

Cuando esto sucede…estamos contemplando el nacimiento de la mentira.
Sobre la mentira existen muchas justificaciones, o excusas, como prefiramos llamarle.

Hay quien piensa que es mejor una mentira blanca, que una negra verdad; pero habría que preguntarle al receptor o recipiente donde se vierten los falseados mensajes.

Personalmente, siempre me apego a los dichos populares:”Entre cielo y tierra no hay nada oculto”,”La mentira tiene patas cortas”. Porque, es que la verdad, siempre sale a flote, y cuando esto sucede, sin haberlo deseado,inivitablemente se lleva por delante muchas cosas importantes, como la confianza, la admiración, la fe, el respeto, e incluso pueden terminar con una relación, de amistad, de amor y hasta laboral.

Vivimos en un mundo, donde abundan las mentiras, y esto, nos condiciona a mentir sin poder evitarlo, es parte de un comportamiento social, es como un virus que se expande y si no te aferras a tus verdades, ellas pronto serán imágenes borrosas.

Cuando empiezas a caer en el mundillo del engaño es difícil parar. Una mentira tras otra, se van hilando hasta que se acaba el hilo, se rompe o se enreda., además en ese proceso has perdido tus mejores energías, sin olvidar el estrés al que te sometes, intentando que todo concuerde con tus historias.

Hay quienes piensan que omitir detalles sobre la verdad, hacer descripciones imprecisas de ciertos hechos, callar o evadir con pausas y silencios no es mentir…pues sí, esta es una forma de mentira, la más difícil de comprobar, En este caso el objetivo es “ocultar.

En el mismo tópico, existe La mentira de falsificación de información, donde el propósito es emitir información falsa
Ambas formas de mentira, caen en la categoría de Engaño.

El que miente, lo hace para salir de un apuro, cuando se siente acorralado, para evitar conflictos familiares, para manipular a otros, para proteger su intimidad, y algunas veces para impresionar sobre cualidades que no posee.

El que engaña…ese, lo hace con intencionalidad, premeditadamente, sin importarle las consecuencias.

Así que si quieres tener paz y sosiego en tu vida empieza a decir siempre que puedas, la verdad…Como debe ser

Si no puedes dormir en la noche, revisa la almohada.

Si no puedes dormir por dos noches, revisa tu colchón.

Si no puedes dormir por tres noches, revisa tu conciencia.




Envejecer, es inevitable, pero hay que disfrutar el hecho de estar vivos, celebrar cada año, sin llorar cada cana.

Estar feliz de auto contemplarse y aceptarse
.
Mirarse al espejo, y darle las gracias al tiempo cuando te ha dado el privilegio de no percibir su paso.

Disfrutar los halagos y alabanzas, por tu jovial aspecto

Reír, cuando se hace difícil que acierten tu edad, y piensan que eres quien tiene menos años, entre tus amigos.

Pero,esto son cosas triviales, lo más importante es aprender a asumir una actitud positiva, optimista, alegre, impregnada de felicidad. Porque aún más importante que la imagen, es la actitud, esa que siendo maduro, mayor o viejo, como quiera que te llamen, te hace tener un corazón lleno de ganas, de bríos y de, sueños.

Cuantas personas, jóvenes, están en nuestros entornos, cuántos otros de mayor rango de edad, empiezan a arribar a los 40,o a los 50 y su actitud de desgano, de pesimismo ,les hace proyectar una imagen de vejez absoluta, un corazón sin sueños, un alma sin ganas de emprender vuelos de esperanza y libertad.

No importa, los cambios en tu cuerpo, no importa que ya no tengas la misma fuerza, ni la misma resistencia, no importa que el cabello se vuelva gris o escaso. Lo importante, es que tengas muchas más ganas de vivir, de luchar por tus sueños y de amar o seguir amando.

Esto, será suficiente, para que desde tu interior, proyectes una imagen radiante, donde todo el esplendor de tu madurez, será una hermosa luz para los ojos de quienes te rodean, y para ti “una bendición”

"Envejecer con alegría”, es la aceptación de querer seguir dándole ¡ un Para Qué! a la vida.

Es amar, sentir y morir sintiendo que nada te impidió ser feliz.

Sin embargo, hay quienes consideran, que es mejor, envejecer con dignidad: quedarse quieto, tranquilo, es decir; es la jubilación existencial, la renuncia a vivir plenamente y la reconciliación con la tranquilidad y el silencio.

Posición que se respeta, pero no es la aconsejable, ya que pronto sentirás que no vives, sino que vegetas, que no ríes, sino que la amargura embriagara tu interior.

Los espacios de soledad son positivos, cuando son transitorios, pero destructivos, cuando son eternos, y peores si decides estar solo(a)

“Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos “

“El elixir de la eterna juventud está escondido en el único lugar en donde a nadie se le ocurre buscar, en nuestro interior.”




Cuando se inicia una relación de pareja, comprendemos que estamos aceptando tácitamente, fusionarnos en un mundo de intereses, semejanzas y diferencias.

En muchas ocasiones,estos se convertirían en contradicciones, y seguramente generarían conflictos, sino nos apresuramos a establecer límites y espacios necesarios, para el respeto mutuo, y la canalización adecuada de una saludable autonomía.

Una pareja debe ser capaz de necesitarse intensamente sin sentirse asfixiados
Debe comprometerse, sin temor a perder su libertad.

Una pareja debe afianzar su amor, con conciencia, a fin de garantizar su permanencia.
Es decir deben “aprender a volar juntos, pero no atados”.

El primer paso para consolidar el éxito de una relación, está en respetar mutuamente la interacción con los entornos personales, los cuales llamaremos “Mundos”.

Diríamos: “Tu mundo”, “Mi mundo” Nuestro mundo”, de esta forma, estamos definiendo de una manera amplia ,los espacios individuales y los espacios compartidos, a la vez que delimitamos sus márgenes y competencia.

Una relación de pareja, se fortalece y se perpetúa, si respetamos compromisos, si no permitimos que nuestros mundos individuales creen zonas de intersección e intervención en nuestro mundo compartido, en ese donde solo se aceptan razonamientos, decisiones y soluciones de dos.

Nuestros mundos individuales, que son nuestros entornos familiares, sociales y de trabajo, son esferas de importancia, siempre que seamos nosotros mismos quienes le demos la opción de opinar, de aconsejar, de participar o bien de compartir nuestras expectativas o nuestros proyectos.

Pero... las decisiones solo son definidas por nuestro mundo, lo demás sobra entre dos.
Cada cual en su mundo, cada cual en su tiempo, cada cual en su espacio…Esa es la mejor forma de vivir y ser feliz.

“Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza.”
H Jackson Brown



Si quieres saber cómo está tu vida, no tienes que realizar un examen y/o análisis existencial para saber cuál es la situación que te rodea.

Debes observar cada detalle de tu entorno, es la única forma para descubrir cada rincón de tu interior.

Empieza por el espacio donde pasas mayor tiempo… Seguramente tu habitación
Identifica cuantos nidos (sitios en desorden) hay en tu lugar de descanso; tal vez hay un perchero donde no cabe ni una pieza más y sin embargo sigues colocando ropa sobre la ya colgada.

Quizás puede haber una silla estacionada cerca de una ventana donde cada día crece y crece una montaña de pantalones, camisas y/o vestidos, ropa intima y mucho más.

Si tienes pareja, observa si hay dos nidos separados como: sillas, mesas o algo preciso donde amontonar cosas.
Ah!... otra cosa importante ¿Cómo las colocas? ¿Dobladas, o será como mejor caigan en el nido? ¿Eres tú de los que prefieren usar bolsas y meterlo todo bajo llave en el armario? ¿Cada vez que necesitas algo te vuelves “loco(a)” tratando de localizar donde lo guardaste?

Pues bien, si te has identificado con todo esto, tu vida es un “desorden total” y empieza a preocuparte. Tal como está tu espacio, así está tu vida.

¿Por qué?...Te estarás preguntando,pues bien,se debe a como está canalizada o estacionada tu energía.

Evidentemente en el desorden,tu energía está detenida. No puede haber motivación. Cada montaña de ropa acumulada en tu nido personal, está relacionada con tus actitudes diarias, tales como: No ser capaz de tomar decisiones en el momento que debes tomarlas, se te dificulta efectuar cualquier plan… Todo está relacionado.

Doblar la ropa y colgar cosas sobre cosas no te hacen menos desordenado(a), simplemente te definen, como una persona lenta y retraída de acciones y decisiones tardías... Es decir un postergador.

Guardar tu desorden en bolsas, demuestra la incompetencia para actuar y buscar soluciones, la inclinación a esconder tu personalidad y a querer proyectar una imagen irreal de ti mismo.

Todos(as) en algún momento podemos dejar la ropa del día anterior en una silla o colgada en algún perchero. Esto es normal, lo que no debemos hacer es dejarla cada día y darnos cuenta que ya no nos queda nada en el armario y el cesto de ropa sucia sigue vacio.

Cuando quieras hacer cambios en tu vida, empieza a mover toda la energía detenida en tus espacios personales.

Personalmente cuando tengo algún bajón de energía miro mi entorno y dejo mi habitación como si hubiera pasado un huracán. Lo muevo todo. Luego ordeno los cajones de mi chifonier y organizo mis cosas más preciadas en cajitas coquetas. Eso siempre me permite saber donde esta cada una de ellas; es decir, desordeno para reordenar (activo mi energía)

Resultado: Mi estado anímico cambia. Puedo identificar lo que me molesta. Surge lo que he callado y siempre soy capaz de decirlo y al finalizar mi tarea respiro profundo, miro a mi alrededor y me digo: “A pesar de todas las circunstancias que rodean mi vida, solo yo tengo el control sobre ellas…” Miento, yo le doy siempre ese privilegio a Dios. Eso me ayuda y fortalece.

Hoy mi vida a pesar de muchas cosas está en orden ¿Y la tuya?

"Con orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo, y de hacerlo bien."
Pitágoras



Conseguir el encuentro contigo mismo, no es tarea fácil.

Cuando una parte de nuestro ser está atrapada…se pierde el camino, no hay brújula que nos saque del laberinto, no existe una formula, que al aplicarla, puedas estar al instante en la dirección adecuada…esa es la realidad; pero esta condición, no es irreversible, nadie que haya querido alcanzar un propósito, o que luche por ello, se ha quedado encerrado, en medio de la confusión de su propio yo.

Si eres de los que prefieres luchar por encontrar la dirección que has perdido, lo primero que necesitas es: ACEPTAR, que no has logrado llegar aun, a la profundidad de ti mismo, y que no puedes seguir postergando ese viaje tan especial.

Es hora de preguntarte: ¿Dónde quiero ir?, ¿Hasta donde tengo que llegar? Es hora de declarar: “No estoy dispuesto a viajar a la deriva, solo yo, llevaré el timón de mi vida”

Seguidamente RECONOCER, que necesitarás un plan especifico, que facilite tu misión; puede ser profesional o de autoayuda, sobre este último existen muchos. Lo importante es que te ocupes y que dejes la actitud de preocupación.

Por último DESARROLLAR, el plan de trabajo personal de una forma sistemática, con persistencia y constancia.

Las condiciones para empezar un proceso de autoconocimiento, son muy especiales, pero no te deben exigir NUNCA, alejarte del mundo real, porque si no te encontrarás más perdido.

Camina, busca el contacto con la naturaleza, encuentra un lugar mágico, tú siempre tendrás la libertad de elegir, deja que tus pensamientos fluyan.

En ese momento de serenidad, que logres concretar, puedes hacerte varias preguntas, que te ayudarán en este viaje hacia tu interior; tales como: ¿qué me hace sentir realizado y feliz en mi vida? ¿Por qué pierdo la dirección de mis propósitos, con facilidad? ¿Cuáles han sido los momentos más felices de mi vida, y por qué lo fueron? ¿Qué, quién o quienes influyen en mis decisiones y porque llego a permitirlo? ¿Cuales son mis debilidades más obvias, y cuales son mis fortalezas? (empieza a trabajar tu pensamiento)

Debes aprender a trabajar el tiempo personal, a dedicarte a ti sin abandonar la cotidianidad de tu vida, o el entorno con el cual interactúas, probablemente, allí encontrarás algún referente, la llave, que abre la puerta de tu interior, que aún no te has decidido a abrir, por diferentes motivos, que solo tú descubrirás.

Cuando logres encontrarte, encontrarás también muchas respuestas, qué te hacen faltan para ser feliz. Algunas cosas olvidadas, otras sin resolver, que dejaste hace mucho tiempo, y que tal vez hoy, repercuten en tus decisiones y acciones, y no te permiten realizarte plenamente.

A veces nuestros sueños están ocultos en nuestro interior, al igual que nuestras pesadillas, pero hay que despertarlos, hay que tener el valor.

Somos libres de elegir, pero tenemos miedo a ejercer nuestra libertad.


Descúbrete a ti mismo Y alcanzarás las estrellas.
Descubre tu naturalidad Y vivirás en felicidad.
Descubre tu vida Y serás dueño
De tu camino.


Solo tú, tiene la opción de liberarte y decidir una vez te encuentres a ti mismo, Cómo enrumbar tu vida.



Siempre digo: Mi corazón es capaz de amar sin reservas, sin límites y sin orden.

No puede existir la ordinalidad en el afecto que entregamos.
No es lógico, ponerle un número, o una letra a cada afecto… primero quiero a…, segundo a…, pero no puedo evitar querer más a….”NO”, definitivamente cada corazón, se crece con el amor y dentro hay cabida para todos.

Cuando se ama, sé ama con la misma intensidad, de diferente manera,pero a todos por igual. Al repartir todo el amor que tenemos dentro de nuestro corazón, no debemos olvidar hacerlo con equidad.

El verdadero amor, no conoce de desplazamientos, ni de turnos, ni de fechas especiales
Amar es un arte, que nos obliga a ser creativos.

A nuestros hijos los amamos con ternura, los abrazamos con el alma, los protegemos con el escudo de nuestras vidas.

A nuestros padres, los amamos con idolatría, con paciencia, con agradecimiento.

A nuestra pareja, le amamos con pasión, sin reservas, con respeto, con ilusión, con fe.

Eso es lo hermoso del verdadero amor, todos se sentirán prioridades en tu vida, jamás nadie se sentirá relegado o menos amado.

Empieza a revisar tu corazón, deja que se llene de amor. Es importante que sepas que “palabras y actitudes” son pilares fundamentales en el arte de amar…Exprésate y actúa.
“El amor que se pide es bueno, pero el amor dado sin ser pedido es mejor.No tiene otro propósito que el de alcanzar su propia plenitud “

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA