Si quieres saber cómo está tu vida, no tienes que realizar un examen y/o análisis existencial para saber cuál es la situación que te rodea.

Debes observar cada detalle de tu entorno, es la única forma para descubrir cada rincón de tu interior.

Empieza por el espacio donde pasas mayor tiempo… Seguramente tu habitación
Identifica cuantos nidos (sitios en desorden) hay en tu lugar de descanso; tal vez hay un perchero donde no cabe ni una pieza más y sin embargo sigues colocando ropa sobre la ya colgada.

Quizás puede haber una silla estacionada cerca de una ventana donde cada día crece y crece una montaña de pantalones, camisas y/o vestidos, ropa intima y mucho más.

Si tienes pareja, observa si hay dos nidos separados como: sillas, mesas o algo preciso donde amontonar cosas.
Ah!... otra cosa importante ¿Cómo las colocas? ¿Dobladas, o será como mejor caigan en el nido? ¿Eres tú de los que prefieren usar bolsas y meterlo todo bajo llave en el armario? ¿Cada vez que necesitas algo te vuelves “loco(a)” tratando de localizar donde lo guardaste?

Pues bien, si te has identificado con todo esto, tu vida es un “desorden total” y empieza a preocuparte. Tal como está tu espacio, así está tu vida.

¿Por qué?...Te estarás preguntando,pues bien,se debe a como está canalizada o estacionada tu energía.

Evidentemente en el desorden,tu energía está detenida. No puede haber motivación. Cada montaña de ropa acumulada en tu nido personal, está relacionada con tus actitudes diarias, tales como: No ser capaz de tomar decisiones en el momento que debes tomarlas, se te dificulta efectuar cualquier plan… Todo está relacionado.

Doblar la ropa y colgar cosas sobre cosas no te hacen menos desordenado(a), simplemente te definen, como una persona lenta y retraída de acciones y decisiones tardías... Es decir un postergador.

Guardar tu desorden en bolsas, demuestra la incompetencia para actuar y buscar soluciones, la inclinación a esconder tu personalidad y a querer proyectar una imagen irreal de ti mismo.

Todos(as) en algún momento podemos dejar la ropa del día anterior en una silla o colgada en algún perchero. Esto es normal, lo que no debemos hacer es dejarla cada día y darnos cuenta que ya no nos queda nada en el armario y el cesto de ropa sucia sigue vacio.

Cuando quieras hacer cambios en tu vida, empieza a mover toda la energía detenida en tus espacios personales.

Personalmente cuando tengo algún bajón de energía miro mi entorno y dejo mi habitación como si hubiera pasado un huracán. Lo muevo todo. Luego ordeno los cajones de mi chifonier y organizo mis cosas más preciadas en cajitas coquetas. Eso siempre me permite saber donde esta cada una de ellas; es decir, desordeno para reordenar (activo mi energía)

Resultado: Mi estado anímico cambia. Puedo identificar lo que me molesta. Surge lo que he callado y siempre soy capaz de decirlo y al finalizar mi tarea respiro profundo, miro a mi alrededor y me digo: “A pesar de todas las circunstancias que rodean mi vida, solo yo tengo el control sobre ellas…” Miento, yo le doy siempre ese privilegio a Dios. Eso me ayuda y fortalece.

Hoy mi vida a pesar de muchas cosas está en orden ¿Y la tuya?

"Con orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo, y de hacerlo bien."
Pitágoras

1 comentarios:

  1. Rebecca says:

    hola Luz,
    hermoso mensaje!
    brindas luz con el mismo!

    un fuerte abrazo lleno de sonrisas^^

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA