Envejecer, es inevitable, pero hay que disfrutar el hecho de estar vivos, celebrar cada año, sin llorar cada cana.

Estar feliz de auto contemplarse y aceptarse
.
Mirarse al espejo, y darle las gracias al tiempo cuando te ha dado el privilegio de no percibir su paso.

Disfrutar los halagos y alabanzas, por tu jovial aspecto

Reír, cuando se hace difícil que acierten tu edad, y piensan que eres quien tiene menos años, entre tus amigos.

Pero,esto son cosas triviales, lo más importante es aprender a asumir una actitud positiva, optimista, alegre, impregnada de felicidad. Porque aún más importante que la imagen, es la actitud, esa que siendo maduro, mayor o viejo, como quiera que te llamen, te hace tener un corazón lleno de ganas, de bríos y de, sueños.

Cuantas personas, jóvenes, están en nuestros entornos, cuántos otros de mayor rango de edad, empiezan a arribar a los 40,o a los 50 y su actitud de desgano, de pesimismo ,les hace proyectar una imagen de vejez absoluta, un corazón sin sueños, un alma sin ganas de emprender vuelos de esperanza y libertad.

No importa, los cambios en tu cuerpo, no importa que ya no tengas la misma fuerza, ni la misma resistencia, no importa que el cabello se vuelva gris o escaso. Lo importante, es que tengas muchas más ganas de vivir, de luchar por tus sueños y de amar o seguir amando.

Esto, será suficiente, para que desde tu interior, proyectes una imagen radiante, donde todo el esplendor de tu madurez, será una hermosa luz para los ojos de quienes te rodean, y para ti “una bendición”

"Envejecer con alegría”, es la aceptación de querer seguir dándole ¡ un Para Qué! a la vida.

Es amar, sentir y morir sintiendo que nada te impidió ser feliz.

Sin embargo, hay quienes consideran, que es mejor, envejecer con dignidad: quedarse quieto, tranquilo, es decir; es la jubilación existencial, la renuncia a vivir plenamente y la reconciliación con la tranquilidad y el silencio.

Posición que se respeta, pero no es la aconsejable, ya que pronto sentirás que no vives, sino que vegetas, que no ríes, sino que la amargura embriagara tu interior.

Los espacios de soledad son positivos, cuando son transitorios, pero destructivos, cuando son eternos, y peores si decides estar solo(a)

“Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos “

“El elixir de la eterna juventud está escondido en el único lugar en donde a nadie se le ocurre buscar, en nuestro interior.”




Cuando se inicia una relación de pareja, comprendemos que estamos aceptando tácitamente, fusionarnos en un mundo de intereses, semejanzas y diferencias.

En muchas ocasiones,estos se convertirían en contradicciones, y seguramente generarían conflictos, sino nos apresuramos a establecer límites y espacios necesarios, para el respeto mutuo, y la canalización adecuada de una saludable autonomía.

Una pareja debe ser capaz de necesitarse intensamente sin sentirse asfixiados
Debe comprometerse, sin temor a perder su libertad.

Una pareja debe afianzar su amor, con conciencia, a fin de garantizar su permanencia.
Es decir deben “aprender a volar juntos, pero no atados”.

El primer paso para consolidar el éxito de una relación, está en respetar mutuamente la interacción con los entornos personales, los cuales llamaremos “Mundos”.

Diríamos: “Tu mundo”, “Mi mundo” Nuestro mundo”, de esta forma, estamos definiendo de una manera amplia ,los espacios individuales y los espacios compartidos, a la vez que delimitamos sus márgenes y competencia.

Una relación de pareja, se fortalece y se perpetúa, si respetamos compromisos, si no permitimos que nuestros mundos individuales creen zonas de intersección e intervención en nuestro mundo compartido, en ese donde solo se aceptan razonamientos, decisiones y soluciones de dos.

Nuestros mundos individuales, que son nuestros entornos familiares, sociales y de trabajo, son esferas de importancia, siempre que seamos nosotros mismos quienes le demos la opción de opinar, de aconsejar, de participar o bien de compartir nuestras expectativas o nuestros proyectos.

Pero... las decisiones solo son definidas por nuestro mundo, lo demás sobra entre dos.
Cada cual en su mundo, cada cual en su tiempo, cada cual en su espacio…Esa es la mejor forma de vivir y ser feliz.

“Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza.”
H Jackson Brown

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA