En la actualidad la Navidad se ha conceptualizado, como una oportunidad para el derroche. El consumismo atrapa la conciencia, te envuelve voluntaria y/o involuntariamente, en un torbellino de compulsión.

El último mes del año, se transforma en un mes de estrés, te ves obligado(a) a gastar más de lo que has ganado, la Navidad se lleva todo tu sueldo, los bonos especiales, pagas extras y otros…pero debemos seguir esbozando una sonrisa, y mencionar miles de veces la hermosa frase que lo dice todo:”Feliz Navidad”.

La compulsión sigue presente en todos los renglones de nuestra vida, comemos desmedidamente, bebemos, festejamos con todos los que no formulan una invitación, y salimos de compras; debemos cumplir con todo lo especial de esta fecha: regalos, comidas, arreglos navideños, para la casa y la mesa familiar, y lógicamente hay que invertir en un matiz personal, un vestido o un traje, camisas, zapatos y algo compatible con la ocasión.

No hay tiempo, para matizar el espíritu, el autoencuentro y la reflexión, están muy lejos…¿Pero no forma parte esto del espíritu navideño? Efectivamente es esa espiritualidad, la que no debemos perder. Lo maravilloso de esta época, está en estar cerca de quienes amas, compartir la mesa en familia, degustando el mejor plato: Armonía y comprensión , brindando con el mejor licor: voluntad y confianza, y despidiendo la cena familiar con el más exquisito postre: apoyo y solidaridad para siempre. Si no podemos hacerlo todo, debemos hacer un propósito especial, que nos lleve a alcanzar lo que nos falta, recordando que: “el que nada sacrifica a nada tiene derecho”.

La Navidad, está muy cerca, de cada uno, no hay que perseguirla en tiendas o comprometiéndonos con terceros, solo por quedar bien, o gastando más de lo que tenemos generando más tarde preocupación y estrés.

La navidad esta dentro de ti, solo hay que dejar que fluya naturalmente.
¡AMA, COMPARTE Y SONRÍE! eso es el verdadero espíritu navideño.

Desde mi corazón, mis mejores deseos: Que muchas chispas de Luz iluminen siempre vuestra vida. ¡FELIZ NAVIDAD!



Muchas veces escuchamos expresiones o comentarios entre conocidos y amigos, e incluso hemos participado activamente sobre cómo saber “si amamos o queremos” a alguien.

La verdad…es muy difícil ponerse de acuerdo en las respuestas. Si realizamos un autoanálisis o reflexionamos sobre esta cuestión, muchos parten, de la inocente y romántica acción de deshojar margaritas hasta la profundidad de crear un postulado filosófico, llegando a convertir este misterio, en una definición de lógica proposicional o en un popular trabalenguas, tal como el que seguidamente ,les facilito para que lo internalicen y saquen sus conclusiones :

¿Por qué será que te quiero?, sino he querido quererte.
¿Te amo porque te quiero? o ¿te quiero por qué te amo?
Si te amo… ¡Es que te quiero! Si te quiero es para amarte
Te quiero, no te quiero, te amo, no te amo…

Mi opinión sobre estas diferencias y dudas, se las cuento en verso:

El amor y el Querer, se encontraron aquel día, y decidieron hablar como dos amigos harían.
El querer, tomó la palabra con marcada alevosía, mientras el amor serenamente lo miraba y atendía. Es hora de aclarar nuestra hegemonía, así, no podrás negar mi supremacía.

Te aclaro y declaro que soy el primero, que soy el poder, que soy el saber, que soy la esperanza y la decisión de todos aquellos que buscan:
Tener, hacer y ser. Y ¿tu?...sin embargo, ¿te crees mejor?

Ni lo pienses, eres mi reflejo, no eres mi patrón, eres solo, un simple segundón.
Ni tu nombre mismo es algo especial, es corto y vacío. Cuatro letras desiguales, consonantes y vocales, que yo supero con dos vocales iguales, de Equilibrio, de Emoción y de Existencia. El que me tiene y me siente, nunca más se arrepiente.

Debate mis argumentos y rompe ya tu silencio.
Y respondió el Amor: Lo primero para mi es aprender a existir, y no a sobresalir, debo hacerlo poco a poco, penetrar, profundizar mas allá del corazón. Hasta que mi esencia, se convierta en existencia, llenando todo vacío; sin arrogancia, sin prestancia y prepotencia.

Tú… querer, no estás en mí, ni yo en ti. Tú llegas primero al pensamiento, pero solo yo hago que llegues más lejos.
Tu permanencia es efímera, sino estás bien afincado. No puedes competir conmigo, sólo te queda, estar a mi lado.

El trayecto de la vida es largo y accidentado.
Son cuatro letras mi nombre que llenan el corazón, y todo aquel que las tenga obtendrá una bendición.

A: Anhelar, esperanzas e ilusión
M: Mantener la emoción centrada en el corazón
O: Obligarte a no ceder a ninguna tentación
R: Recorrer cualquier camino con entrega y convicción.
Concluyo la exposición, diciendo apreciado amigo, que tú y yo en esta cuestión, somos cómplice en la vida,somos fórmula y solución.

(AUTORA:LUZ BELINDA NAVA)



Hablar de solidaridad, apoyo, amistad, amor e incondicionalidad es hablar de los valores fundamentales que estructuran la llamada calidad humana.
Estas virtudes, tristemente se debilitan, ante la inclemencia, de las inesperadas circunstancias de la vida.

Seguramente en los momentos más significativos de nuestra existencia, hemos contado con muchas cosas maravillosas y con mucha gente estupenda, que está allí, a nuestro lado, que comparte, ríe, baila y hasta puede ser que duerma en nuestra propia cama.

¿Cuál crees tú, pueda ser la actitud de esas personas, si tus momentos felices y equilibrados, se han terminado?...seguramente, estamos de acuerdo, que la gente cambia con las circunstancias, y condiciona su comportamiento a sus intereses personales.

Ese, es el momento, cuando el diablo se viste de destino, ese instante, que tu panorama personal es sombrío y triste.

Pero debes escuchar solo una voz la tuya, que te dirá a gritos, “Yo me tengo a mi mismo(a), para salir adelante”.

En ese instante, emprendemos el viaje a nuestro interior, contactamos con nuestra esencia, y encontraremos que lo buenos tiempos que vivimos, permitieron que almacenáramos, grandes dosis de fortaleza, sacos llenos de esperanzas y sueños, una maleta repleta de perseverancia, pero sobre todo unas ganas de seguir luchando.

Cuando encuentres “todo esto”, en tu despensa emocional, tómalo, con toda confianza, son tus verdaderas herramientas, para la lucha. No te rindas, ni cuestiones a aquellos que te abandonaron, cuando aun no podías escuchar tu propia voz.

Siempre he considerado que la fuerza más potente del universo es la fe, y lo más increíble es que no tienes que caminar mucho para buscarla, está en tu corazón….!Adelante¡ en los malos y los buenos tiempo tú nunca te fallarás.



La acción de comunicarse revela el ser en su esencia; es decir cada persona tiene la necesidad de trasmitir sus ideas, conceptos, emociones y /o sentimientos

.

La palabra, es el nexo comunicacional de trasmisión del mensaje, donde evidentemente existe un receptor, aquel que recibe, descifra, o descodifica ese mensaje; por tanto implica una participación interactiva,admitiendo el concepto de diálogo.


En el contexto Socio-Afectivo, el ser humano requiere mucho más que “palabrería”, mucho más, que mensajes aislados, y mucho más que una comunicación llena de metáforas, frases románticas y altruistas…requiere solamente “La palabra Precisa”.


A veces, pensamos que lo estamos haciendo “bien”, pero ¿cuántas veces, analizamos el impacto de lo que hemos dicho? ¿Alguna vez has evaluado tu comunicación interpersonal?


Te invito, a que hagas una pausa...Piensa en alguna comunicación reciente, con tus familiares, amigos, pareja, o en el medio laboral.

Seguramente, que recuerdas muy poco, de todas aquellas conversaciones; sobre todo, cuando nos movemos entre emociones, nuestro pensamiento se pierde, no somos capaces de encontrar “la palabra precisa,” y decimos cosas que no queríamos decir o callamos aquellas que eran necesarias ser dichas y escuchadas.


Es esa Palabra Precisa, la que es capaz de abrir tu alma, secar tus lágrimas, sembrar la esperanza,hacerte sentirte amada(o), definir tu tiempo, cerrar tus ciclos, en fin, es que una sola palabra, es capaz de muchas cosa.

Decir un “NO", pude salvarte la vida, pero igual pude dejarla vacía,Escuchar un "SI" conlleva a que alberges ilusiones , o tal vez que te entristezcas, “Lo lamento”,te hace sentir el apoyo de quien lo dice,al igual que:”estoy contigo”,” cuenta conmigo” Gracias,y tantas otras, que muchos hemos escuchado o aún esperamos oirlas.


Cuando las palabras van cargadas de fuerza nunca, se las llevará el viento. Pero si pronuncias la “palabra precisa” debes seguir al pié de la letra estos consejos:


Materializa con hechos, la palabra entregada,recuerda que una palabra debe venir de la mano con una correcta actirud de acción,y no solo de buenas intenciones.


No pronuncies continuamente palabras de consuelo,ya que estas solo producen un bienestar transitorio, manifiesta tu preocupación ocupándote,comprometiéndote.


No esperes que otros te digan lo que esperan que salga de tu boca


recogiendo una frase de Miguel de Cervantes: "Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo"

Ten la seguridad, que Cervantes, hacía referencia a La Palabra Precisa,esa que necesitamos oir,que necesitamos decir,para tener una mejor

comunicación.




Existen Ataduras Emocionales, cuando la persona protagonista de la misma, se encuentra sumergido (a), en un contexto familiar, social o laboral, que le lleva a doblegar su voluntad constantemente, en función de satisfacer, complacer y o aceptar, situaciones, condiciones o planteamientos de otras personas de sus entornos; con el fin, de evitar en muchas ocasiones, generar o que surjan perturbaciones y malestares que no quiere ni sabe manejar.

Estas ataduras, son hilos invisibles que van inmovilizando nuestra capacidad de acción y reacción y promoviendo las relaciones de dependencia.

Depender de otros trae como resultado la involución personal, donde no hay crecimiento.

De forma consciente o inconsciente vamos permitiendo que decidan por nosotros, que tomen la iniciativa antes que podamos decidir… así, poco a poco vamos perdiendo nuestra capacidad de resolución y nos abandonamos en manos de quien ha tomado el papel de nuestro salvador.

En ocasiones, esto lo hacemos por comodidad, en otros casos por que estamos invadidos por algún sentimiento de culpa, que nos induce a callar para no herir o contrariar a nuestro(a) controlador(a), permitiéndole que se inmiscuya en nuestra vida, condenándonos a la infelicidad.

No permitas, que nada ni nadie te quite el derecho a ser feliz, a ser tú mismo (a) ¡LUCHA!. ¡Corta esas cuerdas invisibles que te atan!

Entierra tus miedos, tus culpas, tú apego a la comodidad, tus prejuicios sociales, tus rutinas y todo aquello que son tus más pesadas cargas.

Una vez dado este paso, y vencidas estas resistencias comenzarás el camino hacia “la Libertad”




Hay que renacer con el alba, no importa nuestros pesares, nuestros compromisos laborales, financieros, nuestros problemas personales…en fin, nada puede empañar la belleza de un día, de un nuevo amanecer.

Todo esto significa, que la vida nos sonríe y hay que celebrarla. Empieza a festejar, que estás vivo(a).Muchos no tienen esa suerte.

Aprovecha cada oportunidad, para ser feliz desde el momento que despiertes en tu cama, desde que abres tus ojos y sientes que la luz ilumina tu rostro, a través de la tímida abertura de la ventana, de tu habitación. Si no tienes ventanas, pues no importa ,imagínatelo eso será más significativo.

Levántate con energía, dispuesto(a) a expresar tus mejores sentimientos: amor, ternura, comprensión. Besa y abraza a tus seres queridos; si estás sólo no te preocupes, seguro que tu semblante atraerá demostraciones de afecto, una vez estés en actividad.

Debes sentirte enamorado de todo lo que haces y de todo lo que te rodea.
¡Exprésate!..No te guardes nada. Recuerda que las oportunidades no se repiten y los momentos nunca son iguales.Sobretodo, no permitas que nada perturbe tu paz interior y tu disposición a ser feliz.

No te enfrasques en discusiones estériles, tratando de imponer tu punto de vista, como el válido. No olvides que nadie es dueño de la verdad y debemos respetar los pensamientos e ideas de otros. Eso es sabiduría.

Disfruta en cada nuevo día. Has ganado la batalla ¡Estás vivo!

Por último, pon en práctica la frase que dice “Si la vida te da limones…haz una buena limonada... ¡Se feliz!




Creer, es el primer paso para alcanzar las metas propuestas. Cuando perdemos la convicción en nuestros propios objetivos y proyectos, perdemos la cristalización de nuestros más hermosos sueños.

Cristalizar un sueño es el primer paso, es visualizar nuestros propósitos. Y si dejamos de creer en ellos, se apaga esa llama candente de la vida, que te impulsa, que te despierta y te mueve a hacer…”la motivación”. Para algunos, estar motivado es un arte, ya que las mejores ideas surgen en ese proceso. Es el mejor momento para actuar, es el momento de empezar a tomar decisiones.

Durante ese proceso de automotivación, se generará la energía más efectiva, una fuerza cargada de ganas de vivir y de crear.

Plantéate las siguientes interrogantes: ¿Cuáles son tus sueños? ¿Cuántos has concretado? ¿Has creído verdaderamente en ellos? ¿Eres de los (as) que piensas, que los sueños son irrealizables?

Mientras razonas cada pregunta, estás entrando en lo más íntimo de ti mismo. Es lo más recomendable, mantener una comunicación reflexiva, con nuestro propio ser y fortalecer nuestro autoconocimiento

Como lo decía al inicio, es cuestión de creer, creer en sí mismo, de tener “FË”, en nuestros sueños, en nuestros propósitos y dejar que la emergía del positivismo y la seguridad fluya y se desarrolla en nuestro interior.

Pretendemos en muchas ocasiones ampliar nuestros conocimientos sobre temas diversos, sobre comportamientos y conductas ajenas; pero realmente ¿Hemos dedicado tiempo a conocernos más íntimamente? Hay que empezar a realizar ese viaje a nuestro interior, conociendo nuestras debilidades y fortalezas, nuestros miedos y pasiones; solo así podremos comprender mejor a quienes nos rodean.

Sabemos, que no es tarea fácil, pero al lograrlo, podremos mirar nuestro alrededor con mayor atención y comprobar que los tropiezos, nunca serán fracasos sino oportunidades.
Y si hablamos de sueños…. Ellos, siempre se cristalizarán, en logros alcanzados, porque habremos aprendido a creer en nosotros mismos.

“Solo tan alto a donde alcanzo puedo crecer, solo tan lejos a donde exploro puedo llegar, solo en la profundidad en la que miro puedo ver, solo en la medida en la que sueño puedo ser"

Karen Ravn



La mejor sonrisa es la que se lleva en el alma, la que puede entregarse y seguir sonriendo.

La mejor sonrisa es la que nace espontáneamente, se crece en el amor y se fortalece en el caos.

La mejor sonrisa es la que no muere con el día, sino que renace constantemente.

La mejor sonrisa, es la que puedes compartir sin mentiras.



La mejor sonrisa es la que puedes dar, aunque tu corazón esté triste.




La mejor sonrisa es la que no se agotará nunca.

La mejor sonrisa es la que le das a tus hijos.

La mejor sonrisa es la que guardas para entregársela a la persona que amas.

La mejor sonrisa es la puedes ofrecer siempre.

Siempre que me ha tocado decidir entre llorar y reir,he decidido lo mejor para mí.Lo más fácil empezar a sonreir,al instante mis ojos dejan de estar húmedos y puedo ver la vida con más optimismo,allí no hay lugar para el enojo ni para tristeza.Sonreir es el abono que necesita el almapara llenar tu interior de alegría. Una sonrisa es nuestra mejor elección.



El rol más difícil de cumplir en la vida de una mujer, es el de madre. Cuando tenemos por primera vez un hijo en los brazos, sentimos una emoción indescriptible y fluye en nuestro interior el deseo de mimar y proteger aquel cuerpecito delicado que se amolda a nuestro pecho y se acurruca buscando ese calor que necesita, reconociendo estar en el sitio que le corresponde.
Así pasa el tiempo, en ese compenetrarse madre e hijo. El pequeño sabe que puede tener a mamá, allí a su lado, lo percibe. Esla lucha ,por asirse a la vida y ese saber inconsciente, que le lleva a calmarse, cuando escucha los pasos de su madre ,cuando percibe su olor , cuando siente sus manos ,tomando su pequeña cara y llevando su seno hasta su boca para alimentarle. Esto es otra experiencia maravillosa en este binomio de amor.
Nos desvivimos por darle a ese pequeño todo aquello que está a nuestro alcance, tanto en el plano afectivo como en el material.
En ocasiones podemos contar con un compañero (el padre, claro está) pero en la mayoría de los casos su ausencia es notoria, bien sea, porque no convive en el hogar o en otras ocasiones porque, aun conviviendo, pareciera no existir.
Ya lo sé, no todos, ¡claro!, hay unos pocos padres-madres que son ejemplares, pero hay que buscarlos con lupa.
El niño continúa en su evolución y ya cuando empieza a caminar ¿cuentas veces nos repetimos? ¡Al fin mi bebé ya se hace grande! Y que felicidad nos invade.
Cada etapa trae consigo su lista de instrucciones. Hay que cuidar que el bebe no vaya a parar al suelo y darse un golpe ya que cogería miedo.
Como es de agotadora esta etapa. Hay que tener mucha paciencia y organizarse en las labores del hogar y en las responsabilidades laborales.
Esto es importante, ya que si no sabes administrar bien tu tiempo, te precipitas al caos. Bien puedes perder tu trabajo o decepcionar a tu pareja, si la tienes, ya que ni para él te quedará tiempo.
El crecimiento continúa y cada etapa es diferente. Debes ser su amiga de juego, le acompañas al colegio, le ayudas en las tareas escolares, le justificas con la maestra si se quedó dormido y no cumplió lo asignado, le llevas al cine, te ocupas de su aseo e higiene personal, y así pasa el tiempo… y sin darte cuenta continúas haciendo lo mismo… año tras año.
Ya tu hijo ha crecido es un adolescente. Esta es la peor de las etapas, las instrucciones aquí no sirven de nada (y no se puede devolver a fábrica).
Los cambios no solo suceden en su cuerpo, sino que ahora son ellos los que quieren imponer sus reglas y tú luchas por imponer las tuyas. En esta lucha de poder, en la que nos desgastamos ambos, él piensa que si accede a los requerimientos de su madre o padre será un sometido o sometida, por lo que prefiere ser un rebelde sin límite.
Allí es donde como madres empezamos a analizar donde estuvo la falla. Cuáles de las instrucciones no cumplimos. Bien claro está que aquí también hay excepciones pero ¡vaya! en mi caso las instrucciones se me perdieron en algún cajón. Pero no la paciencia ni la tolerancia. Cuando siento que una me va a fallar, me apoyo en la otra, son mis muletas preferidas. Hay que estar clara que en cualquier momento, la pugna será ardua y que ese binomio de amor será una ecuación de alta dificultad.
Personalmente como madre, creo que lo hice bien pero tal vez si le preguntamos a nuestros hijos nos llevemos sorpresas. Es por eso que sostengo que ser madre es la profesión más difícil que existe. Nos preparamos en la universidad de la vida, realizamos estudios de profesionalización, nos examinan en la adolescencia de nuestros hijos, aprobamos a veces con mucho dolor, causado por palabras que hemos dicho y hemos escuchado, por acciones que no debieron pasar pero fueron inevitables
Lo cierto es que solo sabremos si lo hicimos bien cuando la vida nos permite ver a nuestros hijos convertidos en hombres y mujeres, es decir, en padres y madres, capaces de comprender y dar gracias a Dios por haber tenido una madre que olvidó las instrucciones en algún cajón y que pudo con tolerancia y paciencia no perder la lucha, solo necesita recordar que ella y su hijo siempre fueron y serán un binomio de amor.



Mi intención es hablar de ese mundo emocional,donde encaja cada vida,pero sería muy complejo y amplio.Prefiero compartir este relato a manera de cuento,de mi autoría .
Espero les guste.

Una tarde de un día cualquiera, los sentimientos más intensos, decidieron desbordarse. El amor fue el primero que se alejó, entonando una dulce melodía y disfrutando de su período de libertad, al observar que el odió parecía seguirlo, lo ignoró y apresuró su marcha.

Desde lejos, se despidió de ternura, era la primera vez que se separaban, y a voces le dijo:

-debes encontrar a ilusión sin ella, no podré volver, cuando la encuentres…lo sabré y nos reuniremos nuevamente.

La ternura empezó a caminar sin rumbo, se tropezó con la esperanza, y trató de no perderle de vista, los resultados no fueron los que esperaba, se encontró en una encrucijada. Estaba totalmente perdida.

Decidió sentarse, debajo de un frondoso árbol, preocupada, sino encontraba a ilusión el amor estaría ausente, mucho tiempo y ella sin amor no tenía sentido.

El tiempo transcurría, ternura había perdido su brillo, y elocuencia. Se encerró en un silencio muy personal, fue tristeza la que se acercó, al ponerle la mano en su rostro, sus ojos brillaban sin poder contener las lágrimas que resbalaban por sus mejillas.

Una brisa tenue empezó a sentirse, golpeaba su rostro, mientras secaba sus lágrimas, de inmediato tristeza siguió su camino, muy cerca una figura se acercaba y su sombra acaparó a ternura por completo… giró su rostro y besó sus labios, una energía contundente envolvió aquella escena, eternizando esa unión en una imagen sublime, no hubo tiempo para preguntarle quién era.

Le miró fijamente y pronunció estas palabras: “mientras estemos unidas, nunca habrá lágrimas”, sellando su alianza con un beso, que se consagró con la presencia de amor.

Así es la vida, son los sentimientos los que mueven nuestro mundo emocional, el amor es capaz de llenar cualquier vacío, de curar nuestras penas, pero todo eso, lo puede hacer porque se fortalece con la presencia de otros sentimientos que lo alimentan.

Un amor sin ternura, es como una rosa sin aroma , un amor sin ilusión, es como un árbol sin frutos.



Existen tres tipos de personas: Aquellas que ven las cosas pasar, aquellas que hacen que las cosas pasen y el tercer grupo aquellas que preguntan ¿qué pasó?.

El primer grupo ,engloba a las personas que asumen una actitud pasiva, esas que creen que lo mejor es dejar que el tiempo lo haga todo, mientras ellos se sientan a esperar, para hacer lo mejor que saben hacer... “NADA”.

Las características de estas personas son: cómodos, egoístas, cobardes para asumir retos de envergadura, prefieren hundirse en la soledad que intentar compartir sus miedos y temores.Igualmente, prefieren renunciar a sus metas, sueños y objetivos que afrontar la realidad.

Su pronóstico: Terminan solos, siempre en espera de que la propia vida ,le resuelve lo que no son capaces de resolver. Siempre esperando que algo suceda.
Enfilan la mediocridad y el fracaso.

El segundo grupo: Estas personas no les frena nada, para ellas no hay barreras que les impida alcanzar sus metas, tocar el cielo, si es preciso .Su actitud es proactiva, son optimistas y muy positivos. Son de los que creen que los sueños pueden convertirse en objetivo de acuerdo a la intensidad de sus intenciones y acciones.

Su pronóstico: Estarán siempre rodeados de personas exitosas, caminarán por el camino del éxito. Tendrán un futuro prometedor.

El tercer grupo, está íntimamente relacionado con el primero, preguntar ¿Qué pasó? Nos induce a pensar que evidentemente, estas personas han permanecido al margen de toda situación; sobre todo si la misma es representativa de conflicto, toma de decisiones o búsqueda de soluciones.

La actitud asumida por los representantes de este grupo es de indiferencia y postergación; ya que van evitando cualquier acto de responsabilidad.
En lenguaje coloquial, son aquellos seres que se hacen los tontos, los inocentes o los incapaces de actuar.

Su pronóstico: nadie los desea como amigos, por lo tanto no se relacionan con facilidad, y difícilmente pueden alcanzar objetivos, ya que no se lo plantean. Casi siempre dependen de terceros para solucionar sus problemas .Aclarando que esos terceros, que son sus resolvedores, están dentro de sus parientes consanguíneos, la mayoría de las veces.

Evidentemente,el crecimiento personal, es una especie de camino, donde deambulamos y transitamos .Somos observadores de nuestras propias circunstancias, pero también somos protagonistas de nuestra vida y debemos decidir no cansarnos, evitar detenernos a orillas de ese sendero al igual que decidir dormir una larga siesta, esperando que alguien nos despierte.

Evolucionar, crecer, cambiar… es una elección que afortunadamente nos da la vida.


"Aquellos que ven en cada desilusión un estímulo para mayores conquistas, ésos poseen el recto punto de vista para con la vida"



La sensibilidad de una mujer, se compara con las cosas más maravillosas y sencillas de nuestra naturaleza, se manifiesta en cada especie que nace, en cada ciclo de vida, en cada proceso que se ejecuta, pero qué difícil, es a veces para muchos, observar y aprender de lo que está ante sus ojos.

Para conocer los sentimientos y emociones de una mujer, solo hay que contemplar su entorno y vivirlo con la misma intensidad e interés que lo vive ella, sintiéndolo verdaderamente.

Una mujer es como un rosal, un arbusto erguido de ramas delgadas y flexibles, que siempre se acerca a lo que encuentre más próximo para florecer.

Una mujer es como una rosa, hay variedad, pero cada una de ellas tiene algo especial., los matices de sus colores, la fuerza de su fragancia, la textura de sus pétalos, cada rosa como cada mujer tiene su propio caudal de belleza.

Una mujer es como un campo fértil, todo lo que siembres tendrá su fruto.
Si plantas semillas de traición recogerás, rencor, si plantas semillas de falsedad recogerás desconfianza, si plantas semillas de bondad recogerás agradecimiento, si plantas amor recogerás amor.

Una mujer es como una estrella en el firmamento, si has aprendido a conocerla, solo tú reconocerás su luz.

Una mujer es como una abeja ,luchadora y trabajadora. Con sus debilidades y fortalezas, con sus tropiezos y sus logros ,siempre en la búsqueda de algo que la ayude a ser mejor,para facilitar su proyecto de vida.

Una mujer no es la perfección.Como todo ser humano tiene defectos, a veces puede desbordarse entre sus emociones,perderse en sus más bajas pasiones... pero no se hundirá. Siempre hará los intentos que sean necesarios para no ahogarse, nunca perderá su capacidad de tolerarancia, de comprensión,su amplitud para disculpar,perdonar y para olvidar.

La sensibilidad de una mujer siempre está a flor de piel, así como puedes despertar en ella el amor y la felicidad, igual puedes causarle decepción, pesar y dolor.

Aprende a descubrir la sensibilidad de aquella mujer que te interesa o que ames.
¡tendrás asegurado el éxito para hacerla féliz!



A veces nos enamoramos de la persona equivocada, y entregamos mucho más amor del que recibimos, esto va debilitando nuestra capacidad de amar, empezamos a confundir afectos y a ver los defectos de nuestra pareja de una forma más objetiva, pero cometemos el error de callar, esperando cambios que nunca llegan.

En otras ocasiones buscamos expresar nuestros sentimientos, aportar alternativas, o soluciones sin resultados.

Resulta más fácil bloquear toda comunicación que enfrentar una realidad que se prefiere evadir, refugiándose en diferentes mecanismos, unos más dañinos que otros, pero que impactan de igual manera en los sueños y el corazón de quien si quiere vencer los obstáculos.

Al final, surgirá una ruptura que conllevará a la separación. Tiempos de pausa, duelo y el más fuerte de la pareja buscará poner el punto final a la relación.
Casi siempre, este es el que verdaderamente ha evidenciado una relación madura, el otro, solo esperará que decidan por él. Es decir, desde el inicio hasta el final adoptó una posición cómoda o desde otras perspectivas, una posición egoísta.

En el plano de la negociación, de la problemática que conllevó a los conflictos, solo se puede esperar que el cómodo, el egoísta de la relación, prefiera tener la opción de elegir.

Elegirá lo más fácil para sí mismo, tal como decidir no hacer nada, pronunciando frases bastante trilladas en muchas canciones y poemas, tales como: “ Te quiero pero nuestro amor es imposible”, “no puedo comprometerme a darte lo que es imposible llegar a cumplir”. Esta actitud de pocas ganas de amar revela que nunca amó.

Para mi opinión, el verdadero amor no conoce de imposibles .

La realidad es que esta experiencia es muy desalentadora para quien sí estuvo dispuesto(a) a defender su amor, contra viento y marea, frente a críticas familiares, a prejuicios sociales e incluso frente a una maleta llena de cargas del pasado.

De estas experiencias aprendemos, que no hay mal que por bien no venga, y en algún lugar, muy pronto te esperará el verdadero amor, el que te dará el valor que te mereces o esperas.

Aquel para el cual nunca habrá imposibles.



Un mercader, llegó a las puertas de la ciudad y encontró a un pordiosero hambriento, sintió pena por él y le dio dos monedas de cobre.
Horas más tarde los dos hombres coincidieron en el camino cercano al mercado:
_ ¿Qué has hecho con las monedas que te he dado? _preguntó el mercader.
_ Con una de ellas me he comprado pan, para tener de qué vivir, con la otra me he comprado una rosa, para tener porqué vivir.

No podemos centrar nuestra vida solamente en la satisfacción de nuestras necesidades básicas. Para alcanzar nuestra autorrealización, como meta de nuestro crecimiento personal, debemos tener una motivación que nos impulse a lograrlo. Es decir tener un “POR QUË VIVIR”. Si carecemos de ese estímulo la vida no será tan fácil.

“Quién tiene un para qué vivir.
Podrá aguantar casi cualquier cómo”




Cuantas veces, escuchamos esa frase de “Cerrar Ciclos,” y nos preguntamos ¿para qué?
Y ¿cómo podemos hacerlo?
La respuesta está en decidirse, en declarar:”quiero dejar todo lo que me hace sufrir".
El pasado quedará sepultado, no volveré a mirar para atrás.
Mientras camino solo miraré hacia adelante.

Al comienzo será difícil, porque los recuerdos nos atan a las experiencias vividas, esas ataduras
Se vuelven un martirio cuando nuestro pensamiento solo nos proyecta momentos agradables de nuestro pasado. Es allí, cuando tenemos que ser determinantes, pensar en aquello que no fue tan bueno, en aquello que nos hizo pasar malos ratos, en las cosas que constantemente nos lastimaba, las veces que tuvimos que callar nuestros sentimientos, poco a poco vamos fortaleciéndonos para no dudar de la decisión tomada.
Como cualquier ser normal, nos apegamos a las costumbres y rutinas, haciendo de estos emblemas, los mejores marcos para nuestra vida. En muchas ocasiones, llegamos a confundirlas con el amor. Es por eso que nos cuesta tanto cerrar ciclos, pensamos que nos quedaremos vacíos.

La ruptura de una amistad, la pérdida de un trabajo, el robo del coche, la separación de la persona a quien entregaste tus sueños, el divorcio de un matrimonio de muchos años…
Y tantos otros eventos situacionales dejan huellas en nuestro corazón, allí radica este tema, vivir sin tormentos, simplemente ser feliz sin cargas.

Hace poco escuché a uno de esos amigos psicólogos que abundan en nuestro entorno, aconsejaba a alguien, diciéndole: cuando algo te produzca, angustia, tristeza, perturbación y otras tantas cosas, pues es hora de tomarse un KIT-KAT. Es decir tomate un descanso, deja que sea tu razón la que trabaje, dale el día libre al corazón.

Todo lo que te saque de tu equilibrio no es bueno, eso el punto de partida. Yo considero que esto es apropiado, siempre y cuando el descanso no sea muy largo, ya que no debes postergar tus acciones. Es importante que recuerdes que mientras los ciclos que debes cerrar están abiertos hay otros elementos que son parte del mismo y tal vez están en tu misma situación, observando, esperando que sea el tiempo quien arregle las cosas, o simplemente preparándose para empezar a cerrar todo lo que nunca más se abrirá.

Hay una frase que leí recientemente y me gustó dice: “Si te gustan las flores, siembra tu propio jardín, no esperes que nadie te las traiga” …La decisión es solamente tuya.






" El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos "

" La única manera de multiplicar la felicidad es compartirla"


La felicidad es nuestro mejor estado de ánimo, es ese momento sublime, cuando sentimos que todo está bien y que somos capaces de resistir a cualquier cataclismo.

Personalmente, considero que la felicidad depende de nuestra actitud, de la forma como miramos el mundo, de cómo vivimos cada momento, de cómo nos esforzamos a perpetuar los instantes que nos deleitan, esos, que disfrutamos.

Cuando somos felices, somos PLENOS, esto significa que hemos alcanzado un estado interior colmado de serenidad, gozo y equilibrio.

Dicen que la felicidad no es un destino, sino una forma de viajar. Que para ser feliz necesitamos: Algo que hacer, Alguien a quien amar y las esperanzas puestas en alguna cosa.

El peor enemigo de la felicidad es el aplazamiento de las cosas. Creer que aun no es el momento preciso para hacer algo, mientras esperamos ese momento se escapan las oportunidades y con ella, posiblemente tu tiempo de ser feliz.








Esta frase nos da la idea de que hablamos de una pareja. Pero de una pareja que se plantea, un
propósito que deja tácito, que se vislumbra alcanzable. Para dos, en teoría, las cosas pueden resultar más sencillas.
Es necesario que analicemos el concepto de pareja, el cual definiremos como dos personas procedentes de familias distintas, generalmente de diferente género, que deciden vincularse afectivamente para compartir un proyecto común, lo que incluye apoyarse y ofrecerse cosas importantes mutuamente, en un espacio propio que excluye a otros pero que interactúan con su entorno común ( social y familiar.)

Cuando hablamos de entorno común, hablamos de “convivencia,” aquí es imposible excluir la etapa de los conflictos, los cuales están presentes en todas las relaciones interpersonales Lo que debemos es desarrollar la capacidad y la conciencia de que los conflictos pueden ser enfrentados y solucionados con esfuerzo, lo cual conduce al crecimiento y madurez de las personas y la relación.

Aun en relaciones donde el sentimiento de amor está bien definido, caben los conflictos. Algunos factores responsables son:
relacionados con dinero, falta de comunicación, diferencia de valores y nivel socio-cultural, relaciones con las familias de origen de cada uno, responsabilidades en las tareas del hogar, discrepancias en el aspecto sexual, estrés laboral y del hogar entre muchos otros.

La incompatibilidad es común que surja cuando tomamos como pareja a una persona que conocemos superficialmente, esto es, que no nos permitimos ni el tiempo ni el espacio para conocer lo que más adelante saltarán como verdaderos defectos de la persona ante nuestros ojos y en el inicio de la relación solo nos aferramos a la parte atractiva o bonita de la relación.

Para, alcanzar el control y el crecimiento como pareja deben desarrollarse las siguientes habilidades: La comunicación, la cual debe ser asertiva, hay que preocuparse por lo que se dice, cómo se dice y donde se dice. Esto involucra el dejar hablar, el saber escuchar y sobre todo el respeto en la comunicación.

La solución de conflictos: Hay que empezar a aceptar el problema, luego revisarlo, confrontarlo equilibradamente y buscar soluciones. Ya que si eres parte del problema eres parte de la solución.

Por último la negociación del conflicto: si no se ha encontrado la solución, debe plantearse un cambio en las actitudes, para poder razonar, existir disposición para ceder y disposición para tomar acuerdos.


“El carácter que imprimas a tu pensamiento
será la clave del éxito o del fracaso en tu vida”









El miedo es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza. Biológicamente, el miedo es un esquema adaptativo, y constituye un mecanismo de supervivencia y de defensa, surgido para permitir al individuo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En ese sentido, es normal y beneficioso para el individuo y para su especie.
Esta emoción desencadena dos efectos: Puede inducir a la persona a la acción o a la inacción.
En el primer caso, el miedo nos hace precipitarnos y actuar sin medir resultados, evidenciando conductas agresivas .Esta actitud es una coraza para esconder este sentimiento, es la manera donde se apoya para engañar a otros, pero no así mismo. Dentro de cada persona violenta,se esconde el miedo que no sabe cómo controlar.
En el segundo caso, la inacción es un mecanismo de evasión, huir de aquello que evitamos enfrentarnos. Se caracteriza por una actitud pasiva, de postergación, de apatía ante un determinad problema.
No somos capaces de asumir riesgos, decidimos no enfrentarnos a objetivos que parecen perturbarnos, dejamos de actuar, no amamos por miedo a que no nos amen, o nos dejen de amar, no nos comprometemos por miedo a no poder cumplir con tal compromiso. Es decir no vivimos para no sufrir
“El miedo nos informa que nuestras vidas o nuestro
bienestar y el de las personas a las que amamos está
en peligro.”
Para librarnos de esta atadura, es necesario trabajar la Seguridad en sí mismo y la voluntad, de esta forma saldrás del círculo del miedo.
“si estuvieras libre de todo miedo ¿sabes que sucedería?.
Harías exactamente aquello que quieres hacer”.


Se bienvenido a este portal que te proporcionará las herramientas necesarias para hacer que funcionen bien las cosas en tu vida. Sientete libre de dejar tu opinion o comentario. Bienvenido.

Con la tecnología de Blogger.

Translate

Seguidores

Follow by Email

Etiquetas

COACH LUZ NAVA